Mi hermana incomprendida “Empatía”

empatiaSiempre me dije que para analizar mejor una situación había que calzar los botines del otro, nada mejor que la observación desde el lado opuesto del espejo para tener un espectro completo de cualquier escenario y saber hasta qué punto “ceder” o “pedir”, y nunca perder el equilibrio entre “deber” y “derecho”, aquel donde sientes que la vida no abusa de ti, que todo es más justo, para ti y para los otros.

empatia1Más envejezco y más la empatía se convierte en mi siamesa, más creo en ella y más la elevo y la pongo en un pedestal porque gracias a ella, los bofetones de la vida, los insultos, las faltas de respeto, las situaciones inverosímiles las he clasificado de simples anécdotas.

¿Y por qué hablo de ella, hoy? Porque hay días en que la vulnerabilidad esta más a flor de piel, los interminables días de lluvia y frío me ponen tal vez más emocional que de costumbre y los gestos de superioridad me han hundido el vientre “profundamente”….

mafaldaY por eso, hoy la necesito, para minimizar el acto desatinado que me ha herido, para comprender la inexistencia de humanidad en estas calles de Dios, para analizar porque el género humano a veces necesita vomitar bilis antes que buscar las soluciones con una sonrisa.

A veces no es fácil apropiarse cómodamente de tus vestidos mi querida Empatía, hoy me es difícil comprender este mundo…

 

 

Dejame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s