Hace 6 meses ya …

Escribir es uno de los placeres que no me he permitido en estos últimos meses, entre mis dos empleos y mis momentos de acuarela, la verdad, es que el tiempo ha sido un poco cruel conmigo, sin embargo es y será el espacio más honesto para conmigo misma, aquí me cuestiono, me enojo, río y me libero; es una especie de escondite, una casita decorada a mi manera, acogedora y con la luz suavecita para descansar. Bueno, me quito las medias, me pongo patas arriba y con una taza de té empiezo la charla…

En abril fui a Lima después de 6 años, fui a hacer la paz con mi adolescencia, fui a mirar con otros ojos mi ciudad y mi familia, fui a enterrar el pasado y a renacer; caminé sin rumbo y descubrí lugares felices, integré nuevos recuerdos que borraron aquellos incómodos e innecesarios, respiré nuevamente la brisa marina que purificó mis pulmones; comí lo que se me apeteció, dibujé sola, conversé con gente desconocida, no visité a ningún amigo porque en este proceso personal nadie estaba invitado, miré muchos amaneceres y muchos atardeceres, dormí profundamente y abracé con mucha energía a aquellos que vinieron a mí, fui felíz y eso es lo que cuenta !

En Junio llegó mi madre y pasamos un mes fabuloso, nos hemos conectado muy bien ella y yo y ella con sus nietas, la vida es así, son solo los minutos felices los que cuentan, los que se guardan y atesoran, los paseos al jardín, los almuerzos largos en su compañía, los momentos en la cocina y su sonrisa al descubrir lugares nuevos como el de esta foto donde tuvimos una cálida conversación.

En agosto fuimos al noroeste francés por una semana, alquilamos una casita frente al mar, muy acogedora y con grandes ventanas y me sentí como en casa, pinté todos los días, reímos, jugamos, descubrimos nuevos lugares los cuatro, disfruté los momentos en pareja y los momentos con mis hijas, así como los momentos conmigo misma, sin perturbaciones ni incomodidades, un lugar al que volveré sin duda porque dejé lugares sin descubrir, lugares a los que quiero volver a pintar, gente a la que quiero volver a ver y restaurantes que quise y no pude visitar.

Setiembre es para mi como el inicio del año, las chicas empiezan el cole, yo organizo mejor mi trabajo de pintora y mis cursos de dibujo y mi marido vuelve a su ritmo de trabajador independiente, todo es tranquilo en casa, sin tele ni distracciones angustiantes mi vida parece estable y serena, salvo los momentos «shocks» cuando realizo mi trabajo de cajera donde el mundo real y hostil vuelve a atropellarme bruscamente.

He guardado dos semanas de vacaciones para octubre, ahí celebraré mi cumpleaños #49 con los míos y participaré de un festival de acuarela a 350 km de mi casa, allí haré un taller con una acuarelista a la que admiro, dibujaré en la calle junto a 120 amantes del croquis urbano, charlaré con aquellos que les apetezca intercambiar ideas, reiré seguramente, comeré rico también y estoy segura que dormiré bien porque me propongo ser felíz incluso hasta en mis sueños.

Es este el estado del tiempo de mi vida y me gusta tal y como es, perfecto e imperfecto, como tiene que ser… no es mejor ni peor, es simplemente la vida que quiero para mi….

No sé cuando volveré a estirar los pies en esta mi casita confortable, solo sé que siempre que vendré lo haré con el mayor placer… Mi té se terminó y solo digo hasta pronto !

Mi casa para su casa

Hoy la misión fue preparar una acuarela especial, «¡Una para mi madre!», así que luego de diez minutos de yoga para principiantes, una buena ducha y un desayuno «express» empiezo preparándolo todo en mi taller. Decido instalar mis cositas en la mesa más grande, una oval que perteneció al abuelo de Olivier, una donde las venas de la madera y los trazos del antiguo propietario anuncian que mi mesa es como yo : senior

Pongo en la derecha dos tarros grandes con agua, mi paleta metálica, mi porta pinceles en bambú -una que me facilita la organización de los pinceles por orden de intervención- y hacia la izquierda pongo un tarro con tubos de acuarela y un lápiz…. ¿Qué falta? ¡Ah si, la silla! … mmm, ¡No, mejor no, hoy voy a moverme mucho!, así que la retiro; abro el cajón con los papeles y elijo uno de talla mediana en algodón puro… Esta vez la estrella será el agua y necesito 100% de maleabilidad.

Ella tiene 79 años y vive en Lima desde hace 64, dejó su casa luego que su padre murió y se instaló en la capital para trabajar y ayudar a su madre viuda. De aquella casa solo le quedan los recuerdos ya que años después el resto de la familia se instaló con ella. Los años pasaron, ella también enviudó, se mudó a un departamento nuevo y sin recuerdos, una nueva mudanza como hace 64 años, una mudanza a solas.

Decido trabajar con cinco pigmentos : Indigo, azul de Prusia, Ocre, rojo sennelier y siena tostada, dos de tono frío y tres de tono cálido, los azules con el ocre me darán «los verdes» que necesito y los colores cálidos van a equilibrar ligeramente el ambiente invernal que quiero plasmar, dándole el toque de dulzura preciso. Así la veo, glacial ante las adversidades y dulce como una mañana de sol en febrero.

En 15 días voy a verla, nos veremos, hace un tiempo le hice un retrato y hoy me ha pedido ¡Al fin! una acuarela para su nueva casa, un paisaje de mi casa y esta es mi versión de «Mi casa para su casa»

Mi proyecto y sus inicios

«Valencia» Acuarela sobre papel 100% algodón. Julio 2021

Hace unos meses escribía -entre sueños- mi deseo de modificar mi rumbo laboral, intentar construir un proyecto «consistente» a largo plazo, nuevo y que me traiga independencia laboral…. Y, les confieso que un proyecto así, para una simple mortal como yo, suena un poco «irreal y desproporcionado», una mujer de 47 con dos hijas y obligaciones financieras cada fin de mes «no puede» permitirse soñar con cambiar el rumbo de las cosas ¿Verdad?, pero para los amigos cercanos y aquellos que me conocen estoy segura que no les ha sorprendido para nada el paso que acabo de dar, porque la palabra «imposible» la he borrado desde hace mucho de mi diccionario y si quiero algo, lucho y trabajo duro para conseguirlo, así tenga que estrellarme contra un camión en el proceso.

Pero en concreto ¿Qué decisión tomé?

Directo al grano : Acabo de crear una empresa para vender mis acuarelas, la misma que va a asumir sus obligaciones sociales y pagos de impuestos, y la misma que me permitirá vender oficialmente los dibujos que con tanto amor realizo.

Las publicaciones en mis redes sociales concluyeron con dos «ventas» de las cuales recibí una propina, para cubrir los gastos de materiales que vengo comprando desde abril, pero no imaginé recibir tan buenos comentarios ni pedidos particulares, es un honor sentir que otros ven con ojos de amor lo que mi corazón ha creado. No tengo palabras para agradecer a la vida, a las circunstancias, a los tiempos perfectos de cada proyecto en mi vida.

Tenia unos ahorros, no muchos, y me sirven hoy para empezar, para darle sentido a mis ocupaciones de tiempo libre, con la esperanza que poco a poco pueda dejar mi empleo tradicional, y quedarme únicamente con los servicios en arquitectura y mis acuarelas… Aunque entre nos, vivir solamente de la pintura seria la gloria para mí.

Así que hoy tengo 3 empleos, que comparto con mis labores de madre… y que con una buena organización (por ahora) funciona de maravilla, digamos que hoy me siento realizada así como estoy ¡Yupi!

Era importante crear una pagina web para comunicar mi trabajo, la quería con una parte de «Exposición virtual» y otra de «Venta» (únicamente en Francia y algunos países francófonos para facilitarme la vida con los pedidos y envíos)… Y por ahora esta bien, porque no deseo que todo lo administrativo ocupe mi mente ni mi tiempo, sino por el contrario darle mucha importancia a la «autoformación», pintar y pintar y pintar, practicar y liberar, soltar ¡Eso!

https://www.guiselamailhe.com

Estos últimos meses han sido muy intensos, pero soy muy feliz, soy un poquito mas independiente que ayer, organizo mis días en función de mis proyectos personales y menos en la dependencia laboral fastidiosa, ni ocupando mi tiempo en todo lo «humano o inhumano» de la situación.

Tal vez no entre muy seguido a compartir mi vision de la vida, mi espíritu esta con mis pinceles por ahora

Novedades

Ya han pasado casi tres meses desde que toqué los pinceles, un nuevo amor que crece y se nutre dibujo a dibujo, un proceso lento pero satisfactorio. He pasado por el uso de papel en celulosa para terminar con el mejor papel de algodón y de las acuarelas de «estudio» a unas profesionales para sentirme a gusto en todo lo que la imaginación y el pigmento aguado me pida.

Y como la naturaleza me inspira, he pasado por la etapa de hojas, flores, árboles, aves, mariposas, insectos, para lanzarme con los paisajes y afiches de algunas ciudades… Cada dibujo terminado es un sinnúmero de aprendizajes, me siento como una niña que aprende a caminar, impetuosa, intrépida, osada pero torpe.

Tengo «tanto» dentro de mi para plasmarlo con los pinceles que tengo planeado pintar al exterior, dando paseos, buscando ese instante precioso que quedará inmortalizado en un pedazo de papel, una forma de apreciar más los parajes de los Pirineos franceses.

Aqui les comparto algunos dibujos realizados durante este mes, vendrán más, así como las ganas de dedicarle más tiempo a esta pasión, la que espero se convierta un dia en una profesión, bueno ¡Ya veremos!

«GRECIA» acuarela sobre papel 100% algodón, Junio 2021
«Lisboa» acuarela sobre papel 100% algodón, Junio 2021

Vacaciones

Cuando se tienen dos empleos distintos es complicado que los días de merecido descanso coincidan, así que aprendí a vivir con medias vacaciones desde el 2018, semanas relajantes parciales y hobbies desempolvados a medias…. Pero «Don Virus» y la «encerrona obligatoria» han logrado lo que nunca pude y estoy a 100% conectada con la «slow life» y tengo que confesarlo : ¡Me la estoy pasando de 100!

Las chicas en casa y el maridinchi en teletrabajo, me levanto cuando el cuerpo decide, la grande es independiente, así que acompañó a mi chiquitina con sus «tareas escolares» y luego acuarelas, cocina, huerto y así sucesivamente. Es verdad que en otras circunstancias solemos buscar unos días de brisa marina pero el calor del hogar está bien, no me puedo quejar, entre tanto dolor y estrés allá afuera, la vida nos cobija y protege…. AMÉN !!!

Los días son soleados y luminosos, perfectos para motivarse a jugar con los pigmentos, hace frío aún, no es momento de enfermarse, ya vendrán los bocetos en exterior….

Tengo una lista larga de postres que no pude realizar durante el año y que los hago ahora con esmero, tengo un rincón de la cocina llena de especias listas para ser mezcladas según mis ganas e instinto, tengo entusiasmo y la certeza que estoy bien, que disfruto cada segundo con los míos, los nutro y me nutro.

¿Quién iba a imaginar que en medio de este cachivache social yo iba a tener unas merecidas vacaciones?

Avanzando

Mis tres guerreras invencibles

Estos últimos días han pasado cosas, cosas tristes en mi entorno laboral-amical, y es que aunque sea difícil de creer, yo encontré colegas-amigas en este trabajo, somos solidarias, empáticas, comprensivas, nos escuchamos, reimos, bailamos, nos quejamos sin reprocharnos, cerramos el telón cada noche y sin importar el cansancio terminamos charlando amenamente mientras llegamos al parking de personal a muchos metros de distancia. Somos mujeres de distintas edades, de distintos carácteres, con distintas realidades familiares pero ahi vamos, y lo que afecta a una afecta a la otra, al menos así es como lo he sentido en estos días luego que tres guerreras tengan que ausentarse momentáneamente (eso espero y deseo) para librar otros combates.

Luego de varios días de recogimiento, de silencio, viendo reducir esa pena interna, termino de comprender que el miedo a la muerte, el miedo a «dejar de ver» a aquellos que te llenan el día a día resurge intensamente y me gustaría aprender a aceptar que todo inicio tiene un fin, dejar de temer a ese proceso natural, aprender a destruir este tabú interior y personal hablando (escribiendo) aquí, para empezar.

Esta experiencia dolorosa me enseña algo seguramente, que voy descubriendo poco a poco, la aceptación, el agradecimiento, el valor de mi presente para vivirlo con dulzura e intensidad y otras cosas que descubriré tal vez, tal vez…. La vida es un sinfín de cuestionamientos y descubrimientos ¿Verdad?

No es mi intención entristecerte, quiero hacer que «la muerte» sea menos tabú del que ya es, al menos para mi, proponiéndome a tratarlo aquí y ahora, aceptando intrínsicamente que es la bienvenida a mis conversaciones y reflexiones, como un tema más, para que cuando vuelva a tocar a mi puerta, o cuando toque las veces que tenga que tocar, la deje pasar simplemente, sin morisquetas, sin estrujar el corazón, porque la tristeza que me aporta será solo momentánea, que no durará eternamente, y que esos matices grises y penumbrosos adornarán y llenarán también el paisaje de mi vida, como el de todas las vidas, como lo ha sido desde el inicio de los tiempos.

Cierro los ojos y quiero avanzar, escribo estas líneas, voy avanzando….

Domingo de acuarelas

Son 25 años desde la última vez que agarré un pincel y entrelacé mi momento entre el agua y tus bellos pigmentos y ¡Qué bien se siente! … Come back my dear!!!

Sigo a una joven «youtuber», francesa, fotógrafa, libre y salvaje como el nombre de su canal, inspirante e inspiradora, quién lanza charlas, tertulias artísticas y la idea me pega bien… Y aunque dejé mis acuarelas profesionales en Lima, encontré un estuche «escolar» uno básico que mi dulce niña de 6 años ha tenido el agrado de compartir con su madre.

Siento algo fuerte en el corazón, como cuando encuentras a una vieja amiga, tu alma gemela, alguien a quien le cuentas todo, alguien a quien le das todo y hoy le abrí otra vez mi corazón.

¿Tienen una pasión guardada dentro del corazón? Sácala y luego me cuentas 😜

¡Felíz Domingo! 🌹🌹🌹

Reflexiones en voz alta, en calma, en frío…

Foto tomada de esferapsicologia.com

No sé si sea exclusivamente femenino ese cliché de cambiarse el «look» cada vez que hay un gran cambio en tu vida, si algún caballero pasa por aquí cuénteme si ha sentido la necesidad de dejarse la barba o teñirse el pelo de azul por decirlo así, lo dicho es que en mi caso tengo muchísimas ganas de un gran cambio pero…. no pienso remodelar la fachada, más bien mi cambio es del orden laboral, y es que, a pesar de disfrutar de un fabuloso ambiente de trabajo entre mis ‘colega-amigas’, de haber logrado ciertos privilegios que otros podrían llaman migajas (no soy de naturaleza pesimista y últimamente prefiero cambiar agradecimiento por queja) pero no paro de darle vueltas al asunto y es que la situación sanitaria a expuesto la infección existente del sistema patronal que a punta de antibióticos estaba maquillada pero las pústulas siguen ahi y huelen muy mal. No paro de atornillar esta idea en mi cabeza :

«Tengo que alejarme cuanto antes del sistema patrón-asalariado, donde el lado angosto del embudo te estrangula y sientes que tu dignidad merece una amable reconstrucción. Dejar al fin de sentirte un limón exprimido y sin jugo, dejar esa sensación de sequedad cuando lo das TODO y ese todo NUNCA será suficiente»

Esta idea no llega por arte de magia a mi espíritu, está penando desde hace unos meses y las señales de fin de etapa se van haciendo más evidentes, pero si el fin eminente llega sin dudas ¿Por qué no lo dejo todo ahora mismo?

Organización, metodología y plan de ataque es lo que necesito para hacer realidad esta «clara evidencia» en mi vida, sin ella y en el contexto actual creo que sería un salto al precipicio y yo le tengo miedo a la altura, sobretodo si no llevo paracaídas.

Crear mi propio trabajo en tiempos de covid ¿Por qué no? Nada es imposible si las ideas son claras y los alcances viables. Las ganas y la voluntad están, tengo que crearme un mundo laboral en acorde a mis convicciones, no es cuestión de dinero porque vivo felíz con poco pero no doy concesión a mi calidad de vida porque vale oro y en eso sí soy yo quien decide.

Reflexiones en voz alta, en calma, en frío…. en mi respiro ♥♥♥

La calidad de tu vida

Foto tomada de la pág http://www.primeraedicion.com.ar

«La calidad de tu vida es el reflejo de la calidad de tus emociones», frase que acabo de oir y que cae a pelo con lo que desde hace muchas semanas necesito decir, porque en mi calidad de cajera de supermercado siento con facilidad el estado de ánimo popular y hoy necesito decir todo esto para «sacudirte» un poco y que esta reflexión te ayude a despertarte y sacarte de esa nebulosa de estrés que llevas, que llevamos.

Es verdad que la coyuntura no nos ayuda a controlar nuestras emociones pero estoy convencida que no es «la razón» para que te tortures en el charco de tus frustraciones, cólera, envidia, quejas y decepciones de los cuales eres presa segundo tras segundo y hace de tu vida una miseria constante.

Foto tomada de la pág http://www.revistalvr.es

Déjame decirte primero que lo que te escribo viene de mi experiencia vivida, así que este sacudón me lo hice hace un tiempo atrás, y segundo que todo lo que ocurre en la vida viene de dos fuentes :

1) Una fuente exterior que tu no puedes controlar (lluvia, nieve, calor, pandemia, catástrofe climática, accidentes, y otros sucesos que no dependen de ti, entonces de eso no podemos hacer nada, no hay motivo para torturarse, lo hecho, hecho está)

2) Situaciones que están en tus manos y que tu y solo tu tienen el control, así que aquí hablamos de «decisión y de elección» personal al enfrentar estas situaciones.
Cada vez que nuestro cuerpo entra en estrés segregamos una hormona llamada cortisol y que afecta todos los órganos de nuestro cuerpo y si nos mantenemos todo el tiempo en estado de estrés, nuestra máquina se enloquece y se fragiliza fuertemente porque no estamos hechos para soportar tanto sufrimiento y negatividad.

¿Pero cuáles son los orígenes de este sufrimiento y negatividad?

En realidad son muchos, yo te voy a enumerar algunos que he encontrado y que al cortarlos de raíz he sentido unos cambios muy importantes y que hacen de mi vida un campo verde lleno de flores de todos los colores.

1) Deja de quejarte, la culpa no es de la lluvia, ni del tráfico, ni del perro que defecó junto a tu puerta, porque tu frustración interior está focalizada en lo negro que ves en la pintura y no en los matices que hay a su alrededor ¿Y si en vez de blasfemar a la lluvia le agradeces porque humedece la tierra y te hace ver paisajes verdes?… ¡Si! cambia queja por agradecimiento, blasfemia por bendición, empieza hoy y antes de soltar «un gallo» respira y empieza a controlar esta horrible emoción que te pudre la vida.

2) Deja de envidiar y proyectar tus frustraciones en el otro, de ocupar tu tiempo y energía en cuestionar la vida de los demás, en compararte a los demás, porque al focalizar tu vista hacia objetivos equivocados, dejas de admirar el más bello panorama, osea ¡Tú!, y si lo que admiras no te gusta pues ocupa tu tiempo a mejorar tu interior y hacer de ti la escultura más bella en el amor y la paz. Cada vez que tu mente atrae pensamientos «críticos» al que sueles llamarle «crítica constructiva» simplemente anúlalos, no vienen al caso, además nadie nos pide opiniones ¿verdad? Dejemos vivir al resto y así empezaremos a dejarnos en paz nostros mismos.

3) Deja de contradecir a los demás y querer siempre tener la razón, cada persona tiene una visión de la vida distinto y no pretenderás que todos pensemos igual, idealicemos las mismas cosas, opinemos lo mismo y aceptando al otro te aceptas a ti, respetando al otro te respetas a ti. Si sientes que la conversación no tiene futuro y se vuelve estéril simplemente déjala pasar, si tu interlocutor se enterca dile que tiene la razón y corta ¡Por amor a Dios! porque no tiene sentido entrar en luchas y batallas que te dejarán una nube negra en el corazón, y además ¿Cuál es el problema en no tener siempre la última palabra? El día que lo acepté y asumí mejoré mucho en mi relación social.

4) Deja de ver, oir, leer las noticias, y te lo dice alguien que adoraba estar informada, pero si los titulares son un ingreso de negatividad a tu vida ¿Para qué? ¿Para torturarte? ¿Eres masoquista? Cortar de raíz el ingreso de negatividad es primordial para instalar la calma en tu vida. Inténtalo por una semana y verás la paz que te aporta, es el tiempo mejor ganado. ¿Qué te parece si le otorgas unicamente 10 minutos a la semana como para no sentirte tan aislada del planeta?

5) Reducir el tiempo que pasas en las redes sociales, este sistema esta construido para crearnos dependencias, a más tiempo pasado en ellas más publicidad pasa por nuestros ojos, nos hace perder la concentración para tareas más importantes, nos impide ser productivos donde realmente debemos serlo y este es un punto que necesito precisar porque es aquí donde las noticias negativas, noticias falsas y complotistas, comentarios malsanos y toda negatividad abunda y nos pudre la mente.

Además de ser una vitrina fantasiosa, un mundo paralelo donde todos tienen la vida perfecta y no es real, no existe, es polvo de mago, es solo una foto de un instante y no la vida en sus reales colores, nos comparamos todo el tiempo y nos llena el corazón de frustraciones sin sentido.

Es verdad que usado moderadamente y bloqueando contenido malo para convivir más con contenido positivo puede ser sanador, sin embargo, darle el lugar que se merece (unos minutos al día únicamente) nos va caer a pelo.

La vida es un privilegio, al menos así la veo yo, y no vamos a dedicar nuestros años a boicotearla en permanencia, siendo agrios y hostiles con uno y con los demás. Empecemos a trabajar en nuestro control emocional así como cuando reforzamos un músculo y empecemos -sin tardar- a darle calidad a nuestras emociones, a cambiar quejas por agradecimiento, insultos por bendiciones, odio por amor, recuerda que todo es una ELECCION, así que cada día yo ELIJO ser felíz, y tú ¿Qué eliges hoy?

Románticamente seductores

Y llegó el día del «capítulo» romance y seducción a la francesa que lejos de ser un cliché, es, diría yo, una «cultura» de seducir y dejarse seducir la que atrapa y envuelve sutilmente a quien le toque cruzarse con algun(a) frenchy en sus vidas.

En América la idea de romanticismo se relaciona a las atenciones materiales del uno al otro, los obsequios llamativos, los ramos de flores majestuosos, los chocolates, los globos en forma de corazón y peluches de gran talla. Estos actos en este lado del continente son tomados como juegos cursis y exagerados, como si alguno quisiera «hacerse perdonar» alguna falta… A más grande el ramo floral, más grande la falta a perdonar y no lo digo yo, sino los muchos testimonios que recogí a lo largo de estos años viviendo aquí, entre colegas de trabajo y clientes «compradores de arreglos florales». ¡Claro que hay excepciones a la regla! también se obsequian flores y regalos a la amada pero no es una costumbre generalizada.

Los franceses son encantadores y seductores desde el ADN, es un juego delicioso del que son expertos, juegan con las palabras sutiles y el doble sentido, juegan con la mirada y lo ejecutan sin titubeo ni represión, son finos, galantes y directos, te preguntan con elegancia si te interesa salir a cenar con ellos o si te pueden dejar su número para un posible encuentro y en el caso de las chicas, ellas lo dicen todo con los gestos desde la elegancia de una grata sonrisa, y por eso son «los reyes/reinas del mambo» en cuanto a seducción.

Los hombres celebran la belleza femenina y ellas la masculina, y el amor se descubre después, poco a poco, mientras llega la etapa de conocerse y es ahí la diferencia con nuestra cultura americana, donde la seducción se instala paralelamente al amor, somos temerosos a aventurarnos a un tornado de pasiones sin tener el corazón y las ideas «claras», digamos que somos carentes de pasión y fuga y ellos carentes de «realidad»…. Tal vez no tienen miedo a perder o terminar con el corazón roto, como si el riesgo a la aventura avivase esa pasión innata y todo se multiplica para mejor.

¿Un amor a la americana o un amor a la francesa? ¿Un amor racional o aventurero? ¿Rosas rojas o una soirée tomando vino y dejándote devorar por la mirada? …. ¡Qué importa! Un amor al fin y al cabo, cada uno usa sus armas y toma el camino más largo o más corto ajustado a su medida, yo me quedé encantada y me dejé seducir y le entré al baile sin pudor, jugando y aprendiendo el arte de ser románticamente seductores.

Y tu ¿Un amor a la americana o a la francesa? ¿Explosión de sentidos o amor pasito a pasito?